viernes, 7 de febrero de 2014

INTELIGENCIA EMOCIONAL y APRENDIZAJE ESCOLAR (II).

En los programas escolares sobre inteligencia emocional y social desarrollados en Estados Unidos se enseñan una serie de habilidades personales y sociales que GOLEMAN clasifica (citando otra fuente, en “Inteligencia Emocional”, 1.995) en varios apartados sobre los que también podemos reflexionar los adultos:

1º/ CONCIENCIA DE UNO MISMO.-
   a) Aprender a observarse uno mismo y a reconocer los propios sentimientos.
   b) Aprender un vocabulario suficientemente rico que nos permita identificar nuestros sentimientos.
   c) Aprender las relaciones existentes entre los pensamientos, los sentimientos y las reacciones.

2º/ TOMA DE DECISIONES PERSONALES:
   a) Aprender a examinar las propias acciones antes de realizarlas y valorar sus posibles consecuencias.
   b) Aprender a discernir sobre si una determinada decisión está gobernada por el pensamiento o por el sentimiento (y aplicar esta comprensión a temas tales como el sexo y las drogas).

3º/ DOMINAR LOS SENTIMIENTOS:
   a) Aprender a dialogar con uno mismo para comprender los mensajes negativos que nos enviamos nosotros mismos (incluidas las autovaloraciones negativas).
   b) Aprender a comprender lo que se halla detrás de un determinado sentimiento (por ejemplo, el dolor que subyace a la ira).
   c) Aprender a buscar formas de manejar emociones básicas como el miedo, la ansiedad, la ira y la tristeza.

4º/ MANEJAR EL ESTRÉS:
   Aprender a controlar el estrés mediante ejercicios tales como la imaginación guiada y los métodos de relajación.

5º/ EMPATÍA:
a)     Aprender a comprender los sentimientos y las preocupaciones de los demás y a asumir su perspectiva.
b)    Aprender que existen diferentes formas en las que la gente siente las cosas.

6º/ COMUNICACIÓN:
   a) Aprender a hablar de los sentimientos propios y ajenos.
   b) Aprender a escuchar y a hacer preguntas.
   c) Aprender a distinguir entre lo que alguien dice o hace y sus propias reacciones o juicios al respecto.
   d) Aprender a enviar mensajes desde el “yo” (yo pienso/opino/siento…) en lugar de hacerlo desde la agresividad del “tú”.

7º/ APERTURA:
   a) Aprender a relacionarse abiertamente con los demás y a confiar en las relaciones sociales.
   b) Aprender cuándo puede uno arriesgarse a hablar de los sentimientos más profundos.

8º/ INTUICION:
    Aprender a identificar pautas en la propia vida y en las propias reacciones emocionales, y reconocer pautas similares en los demás.

9º/ AUTOACEPTACIÓN:
   a) Aprender a sentirse bien con uno mismo y a considerarse desde una perspectiva positiva.
   b) Aprender a reconocer las propias fortalezas y debilidades.
   c) Aprender a reírse de uno mismo.

10º/ RESPONSABILIDAD PERSONAL:
   a) Aprender a asumir la responsabilidad de las propias decisiones y acciones.
   b) Aprender a reconocer las consecuencias de las propias decisiones y acciones.
   c) Aprender a aceptar los propios sentimientos y estados de ánimo.
   d) Aprender a perseverar en los compromisos adquiridos (por ejemplo, estudiar)

11º/ ASERTIVIDAD:
   Aprender a ejercitar nuestros derechos y a afirmar nuestros intereses y sentimientos de una manera respetuosa con los demás, sin incurrir en agresividad ni tampoco en sumisión.

12º/ DINÁMICA DE GRUPO:
a) Aprender los valores derivados de la cooperación.
b) Aprender cuándo -y como-  mandar y cuándo obedecer.

13º/ SOLUCIÓN DE CONFLICTOS:
a) Aprender a jugar limpio con los compañeros, padres y maestros
b) Aprender el modelo ganador/ganador de negociar la solución de conflictos, es decir la mediación.

  JOSÉ ANTONIO GERMÁN LÓPEZ-ACOSTA.
ABOGADO Y MEDIADOR.